CASULLAS

Mostrando 1-24 de 203 artículo(s)

Casullas para Sacerdotes | Casullas Sacerdotales y Litúrgicas

La casulla es el ornamento religioso más importante del sacerdote en cualquier celebración litúrgica. La casulla se emplea con alba y cíngulo.

¿Sabes que podemos conocer la evolución de la Casulla a través de la historia del arte?

Y es que ha llovido mucho desde que en las primeras celebraciones cristianas empezaron a usarse prendas que distinguían al sacerdote de los fieles. Se trataba de una pieza de ropa circular o cuadrada, con una abertura para la cabeza, y que cubría todo el cuerpo. Se llamaba “casula”, que es una palabra muy parecida a la actual.

Pero claro, en aquel momento no había Instagram, ni edición de vídeo, ni siquiera había fotografías, por lo que parece que no tenemos forma de saber cómo eran.

Afortunadamente tenemos las antiguas fotos, que son las descripciones de los libros, los mosaicos, los cuadros, que nos hacen una idea bastante exacta de cómo podrían ser.

Empecemos por los mosaicos de San Vital de Rávena, que son del año 547, y están en la ciudad de Rávena, al norte de Italia.

En este mosaico, conocido como de Justiniano (que era el emperador por aquella época), vemos un personaje sobre cuya cabeza leemos “Maximianus”. Es el arzobispo de la ciudad, y va vestido con túnica talar, casulla y estola. Como estamos en el Imperio Bizantino, y por influencia oriental, la casulla de Maximianus será probablemente de seda, y tendrá el brillo propio de este tejido. Vemos que cubre todo el cuerpo, y que todavía no se ha simplificado para poder liberar los brazos.

En año 657 fue elegido arzobispo de Toledo San Ildefonso, y tuvo lugar un milagro sobre el que nos habla Gonzalo de Berceo en “Los Milagros de Nuestra Señora”:

"... dioli una casulla / sin aguja cosida // obra era angélica / non de onme texida..."

(Gonzalo de Berceo, Milagros de Nuestra Señora, I-60)

Dice la tradición Toledana que nuestra Señora se la dio desde el altar de la Iglesia Mayor de Toledo, dándole instrucciones de usar esta casulla sólo en las celebraciones Marianas, dada la gran devoción que San Ildefonso profesaba a la Virgen María. 

Desafortunadamente no se conserva esta casulla, pero el poema de Gonzalo de Berceo, nos da una referencia muy clara sobre la  casulla Mariana.

Avanzado un poco más en la línea temporal llegamos al gótico, y vemos como el arte se pone al servicio de la espiritualidad más elevada. Las casullas representan el cielo y el poder de Dios sobre lo terrenal. Todavía cubren todo el cuerpo, pero se van reduciendo para facilitar el movimiento de los brazos.

Avanzado un poco más en la línea temporal llegamos al gótico, y vemos como el arte se pone al servicio de la espiritualidad más elevada.

Las casullas representan el cielo y el poder de Dios sobre lo terrenal. Todavía cubren todo el cuerpo, pero se van reduciendo para facilitar el movimiento de los brazos.

Misa de San Gregorio. Pintura gótica de Santa María la Mayor

ALCAÑIZ (Bajo Aragón) Gótico. Finales del siglo XV

Desde el renacimiento encontramos referencias a las preciosas casullas de guitarra

Que se van recargando con hilos de plata y oro, formando bordados que cargarán de peso la prenda. Los hilos de seda empleados eran de diversos colores o matices y de gran calidad. Se valoraba particularmente la seda joyante que era muy buena, de mucho brillo y casi sin retorcer por lo que facilitaba el bordado y dejaba una superficie  aterciopelada y tornasolada. Por esta razón se reduce el tamaño de la casulla, que se convierte en rectangular.

Podemos ver detalles de los ricos bordados en este recorte de El Entierro del Señor de Orgaz, pintado en estilo manierista por El Greco entre los años 1586 y 1588. Fue realizado para la parroquia de Santo Tomé de Toledo, España, y se encuentra conservado en este mismo templo.

Ya en el barroco encontramos muy variadas representaciones de vestiduras litúrgicas en nuestra pintura

Los monarcas españoles eran católicos, y esto se verá reflejado en toda la pintura de la época. Basta dar una vuelta por el Museo del Prado para ver que los grandes maestros (Velázquez, Rubens, Caravaggio, Zurbarán, Rembrant, Murillo, Van Dyck, etc) representan escenas bíblicas, vidas de santos, martirios, con gran expresividad y dramatismo, pero también con mucha naturalidad, lo que propicia la reproducción fiel del rostro, de las manos, las estancias, y por supuesto, la ropa.

Vemos aquí la precisión en la representación del mucet rojo, (acorde a los gustos de la época, ahora sería blanco) y del alba con puntillas. Se trata del retrato del Papa Inocencio X, que realizó Velázquez en uno de sus viajes a Italia, en torno a 1650.

A partir del S.XVIII conservamos, en muchos municipios españoles, una gran variedad de casullas y ornamentos litúrgicos que han llegado hasta nuestros días.

Si quieres ver alguna de ellas te recomendamos el Museo Diocesano de Zamora, el Museo de Daroca, El Museo Diocesano de Ciudad Real, y por supuesto, los Museos Vaticanos en Italia.

Product added to compare.